jueves, 23 de abril de 2009

Caracoles en salsa

Esto es lo más típico que puede pedir uno si va de bares por esta época y es que en Córdoba como en toda Andalucía ha comenzado la campaña del consumo de estos gasterópodos.
Aquí hay mucha afición, desde últimos de Marzo se ven en muchas plazas de barrio los típicos puestos de caracoles (18 instalados este año)donde en grandes ollas se ven como lavan, preparan y cocinan los caracoles, servidos en vaso de cristal(para los pequeños) y en cuencos de barro(los gordos y cabrillas) para tirar los caparazones o valvas, se ponen en las mesa unas cuencos(tipo ensaladeras).

Desde hace años, esta tradición gastronómica se ha adelantado de junio a marzo, fecha a partir de la que la mayoría de plazas de la ciudad acogen un puesto-terraza de caracoles en el que disfrutar de este típico plato andaluz acompañado de una cerveza o un refresco bien frío.

Nos sentamos y disfrutamos del espléndido día primaveral, ya que son las primeras horas de la noche, cuando los cordobeses salimos a recorrer los puestos de caracoles para consumirlos, pudiendo estar hasta altas horas de la madrugada.

En Córdoba, la gastronomía de los tradiciones caracoles se remonta desde hace más de 40 años, quienes un año más atraen a sus adeptos clientes y a curiosos que, en ocasiones, con caras raritas, prueban primero el caldo, después un caracol y repiten chupándose los dedos “que ricos están”.
Estos chiringuitos forman parte del nuevo paisaje de la ciudad, y todos ellos esperan que el buen tiempo les acompañe esta temporada.

Este año, el precio de los chicos oscila entre 1,10 y 1,20 euros, y los gordos alcanzan los 2,20 euros, al igual que las cabrillas y los picantones.

Se estima que el consumo durante estos 3 meses en Córdoba será de 2 toneladas diarias de caracol, aunque en Jaén se consume 4 toneladas diaria y en Sevilla 20 , casi na. Los puestos servirán los tradicionales caracoles chicos en caldo, los gordos en salsa, las cabrillas o los chicos en picantón.

Es lo más típico que se puede tomar en Córdoba en estas fechas; un cuenco de barro de caracoles en salsa ó su vaso de caracoles, si son guisados, junto con una buena cerveza bien fría.

Se dice que la carne del caracol tiene una calidad nutricional destacada, un alto contenido en minerales y es pobre en grasas y colesterol, siendo su valor proteico superior al de la ostra y los huevos
INGREDIENTES:

-1'500 k. de caracoles

Para lavarlos:
-sal gruesa
- vinagre

Para la salsa:
-2 dientes de ajo
-un rodaja de cebolla
-una rebanada de pan
-cominos
-pimentón
-especias de caracoles surtidas
-un baso de salsa de tomate
-4 ó 5 guindillas
-hierba buena

PREPARACIÓN:
Los caracoles se les tiene varios día ayunando y una vez ayunados, deben lavarse con sal y vinagre, y una vez lavados hay que ir aclarándolos con diferentes lavados hasta que no suelten baba y queden limpios.
Ponemos en una olla con agua los caracoles junto con un buen ramillete de hierba buena, a fuego muy, muy lento. Para que salgan todos a fuera. Una vez que hayan muerto, se les da mas fuerza al fuego y espumamos. Le ponemos un par de guindillas ó tres y dejamos que se hagan.

Mientras pelamos los ajos y enteros junto con un buen casco de cebolla y una tostada de pan los doramos en una sartén con aceite. Se pasa al baso de la batidora y junto con el caldo de haber hervido ( un cazo más ó menos) y la salsa de tomate y media cucharada pequeña de pimentón y una pastilla de caldo de pollo(ya que enriquece su sabor) lo trituramos.
Ponemos los caracoles en una cacerola y añadimos lo que hemos batido, junto con las guindillas que habíamos reservado y un poco más de caldo, hasta cubrirlos. Y estos debe dejarse hacer hasta que el caldo haya reducido y haya quedado una salsa especita.
Este plato ó puede encantar y de echo son muchos los que les gusta muchisimo ó no gustar nada.
Espero que si pertenecéis al primer grupo disfrutéis de esta presentación.





39 comentarios:

  1. A mucha gente les da repelus los caracoles, y no lo entiendo, será que como en casa los hemos comido desde bien niños me encantan como sea, mi padre los preparaba para el bar que teniamos siendo yo niña, con caldo, para esos usaba las cabrillas, anda que no estaban buenos ni ná, con sus variados de hievas y picante, me bebia hasta el caldito, y asi en salsita tambien me encantan, y otra manera que me gustan y que por cierto me has recordado que aun jno la subí al blog, son las patatas guisas con pollo y caracoles, a ver si esta semana la subo por que es otra de lkas formas en la que me encantan comerlos.
    Así que con esta receta me has acabao de conquistar Ana, como ya sabes tengo mucha sangre cordobesa por venas, asi que con tus recetas me haces recordar muchassssssssssss cosas bonitas.
    Un besazo preciosa

    ResponderEliminar
  2. -Rosa, me alegro de que te haga recordar esta Córdoba bella, y que te haga recordar esos recuerdos tan entrañables de tu niñez cordobesa.
    Si deseas recordar esos rincones de Córdoba tan entrañable te invito a que visites mi otro blog, allí tengo un poema que he escrito de Córdoba.

    http://sencillamenteanna.blogspot.com/2009/04/la-cordoba-mia.html

    A mí tambien me encanta los caracoles echados en la paella, quedan buenisimos, con el arroz.
    Pero eso sólo puedo hacerlo si mis comensales, son de gustarle los caracoles a todos. Porque si no los dejo sin comer a la mitad jj.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Hola Ana,
    No tenia idea de que existia esta tradición en Cordoba, siempre la asociaba con Francia, que interesante!
    Nunca los he comido, tu plato da ganas de probarlos, la salsa se ve muy rica.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Hola Ana, tus caracoles en salsa tienen una pinta buenísima, a mi los caracoles me encantan, yo los comía mucho en casa de mis padres.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. -Marilyn, la salsa tiene un sabor muy especial, hay quien no les gusta los caracoles, pero sí la salsa. De todas formas te garantizo que es todo un manjar...deberías ver como se ponen los puestos callejeros, hay hasta que esperar, para coger mesa.

    -Carmen, la verdad es que me salen muy buenos, en casa gustan más que los que suelen venderse en los puestos ó chiringuitos. La receta hay la tienes, sin secretos.

    Besukys.

    ResponderEliminar
  6. Yo los comia cuando los hacia mi madre, desde entonces soy incapaz, no se porque pero cuando hablamos de ellos, como que no, asi que ya ni los nombro, pero comprendo a los que les guste, un beso

    ResponderEliminar
  7. Hola Anna,
    A mi me gustan.
    Aqui en Portugal solo se comem caracoles en el sud, en el nord no les gusta nadie.
    Los grandes se hacen en la placha con salsa de mantequilla, limón y mostarda.
    Besos desde Lisboa
    Moira

    ResponderEliminar
  8. - Mamen, si te trae tristeza poque recuerdas cuando los tomabas con tu madre es mejor pasar de ellos.

    -Moira, aquí pasa lo mismo, gusta más en el sur que en el norte.
    Estan buenos de muchas maneras...en salsa, a la plancha, con arroz, con estofado de patatas...no te puedes hacer una idea de cuantas formas se puede preparar, en Francia gustan mucho.

    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Hola Anna. Leyendo la forma de prepararlos he visto que los haces idénticos a como los hacía mi madre, me refiero al limpiarlos, recuerdo perfectamente la imagen. De la salsa ya no lo se, solo que me encantaba, era lo único que tomaba, el pan volaba, pero nunca probé un caracol y sigo sin probarlos, no por nada es que soy incapaz. Tres cosas no he comido y ya creo que no lo haré, caracol, sesos y vísceras. Conmigo esos bares no harían negocio, pero veo que se comen muchos porque 20 tm al día es un montón.
    Para que no te enfades te prometo que la salsa si que me la tomaría. tiene que estar de vicio.
    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Anna, sólo los he comido dos veces, una en Granada y otra en Sevilla, dos lugares en los que he vivido. Por aquí no he visto caracoles. Si no, se los daría a probar a más de uno de los que ponen cara de repelús. :-) Todo es meterse el primero en la boca. Lo demás, es coser y cantar.

    Te contesté en mi blog, pero también lo hago aquí, por si te es más cómodo. El color verde de la tarta se lo da el té matcha en polvo. Es una maravilla de té. A mí me encanta para la repostería. Además, tiene un sabor muy agradable. Prúebalo y me cuentas.

    Un besote.

    ResponderEliminar
  11. Anita, me encantan los caracoles, de cualquier manera. Hervidos y con salsa. Haré tu receta. Que ricos..

    ResponderEliminar
  12. Hola Anna:
    Me alegro te haya gustado la banda de hojaldre. Un beso y mil gracias por tu cariño. Una buena receta y un bonito reportaje.

    ResponderEliminar
  13. Ana, a mí los caracoles no me hacen mucha gracia y solamente como los que lava y prepara mi madre o mi cuñado.
    Nunca comería caracoles en un bar o terraza...(a no ser que vea cómo los lavan) pero como no me fío, me da la impresión de que me quedaría solamente con la cervecita..jejeje...

    ResponderEliminar
  14. hola ana;
    en mi casa siempre a habido costumbre de hacer los caracoles en salsa,pero caracoles pequeños.
    los grandes los usamos para cuando hacemos paella y la verdad es que dan un saborcito......
    el caso es que te han quedado con una pinta buenisima y esa salsita.....como para chuparte los dedos,nunca mejor dicho,jeje.
    UN SALUDO,belen

    ResponderEliminar
  15. -Juan, ya veo que tu madre, los lavaba igual que yo, es la mejor manera de hacerlo, se quedan limpios como una patena, a mi mi madre me reñía porque les daba un fregoteo tan grande, que quedaban los pobres estrezados, ahora que despues le echaba su buen ramillete de hierva buena y el agua empezaba a templarse se relajaban y salian todos, no me quedaba ni uno dentro.
    Bueno Juan, no me enfado, porque no los pruebes, con la salsa me conformo.

    -María, tienes mucha razón aveces no cerramos y no probamos las cosas y cuando nos lanzamos a probarlas resultan que nos gustan.
    Ya probaré el té matcha.

    -María, cuando gustan, gustan con cualquier receta que se hagan.

    -Tartasacher,me alegro de que te guste mi receta y el reportaje de la presentación.

    -Onega,la cerveza tambien entra muy bien, sentada en una terracita de un bar ó puesto, en agradable compañía y con estas noches de primavera, tan agradables

    -Belen, pues los gordos en salsa estan mucho más buenos que los pequeños, los pequeños tienen poca cosa, más bien son como un entretenimiento, como cuando se come pipas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  16. Hola Ana, tus caracoles en salsa tienen una pinta buenisima. Te han salido todos. Ya sabes que me encantan, no puedo pasar sin ellos cuando llega la epoca. Me gustan en salsa o con caldo. Es mi pasion. Me haces recordar nuestros dias de jovenes, me llevas a esas tardes que pasabamos preparandolos, y luego nos chupabamos los dedos como tu dices. Que tiempoa aquellos, que tardes maravillosas...

    ResponderEliminar
  17. Uhmmm! que ricos en casa solo me gustan a mi...la comilona de la casa,jajaja.

    Besines

    ResponderEliminar
  18. A mí me gustan mucho, pero no los he probado con esa salsa, así que me quedan pendientes porque tienen que quedar muy ricos...

    Un saludo!!!

    ResponderEliminar
  19. Ana, se me olvidaba comentar que hace años, cuando tu y yo eramos pequeñas, en los meses de mayo y junio se dedicaban las mujeres a vender los caracoles por las calles por las tardes. Recuerdo que llevaban dos ollas grandes pregonando "caracoles guisaoooos, caracoles guisaooos" y saliamos con nuestras cacerolas y comprabamos algunas pesetas, y no veas qué ganas teniamos de que llegaram las tardes, jeje... sobre todo yo, que me gustaban tanto, y asi sigo. Nada más. Un abrazo.....

    ResponderEliminar
  20. Me encantan los caracoles ufffff que ricosssss

    ResponderEliminar
  21. Anna, me encantan los caracoles!! Y los tuyos se ven riquísimos con esa salsa!!!
    Besos!

    ResponderEliminar
  22. - Carol, ya sé de tu afición por los caracoles, pero que es eso de cuando eramos jovenes...¿tu te consideras vieja?
    Si, que me acuerdo de aquellas pobres mujeres que cargaban con dos ollas, muy pesadas, vendiendo caracoles. Las pobres despues de lavarlos, guisarlos, tenían que cargar con ellos...que trabajo tan duro, para ganarse un dinerillo, no mucho, seguro que una miseria.
    Ellas pregonaban; "!!!Caracoles guisaoooooos!!!" y yo en mi travesura de niña decía por la ventana;"¡¡¡Muertos y apachurraaaaaos!!!"...¡que tiempos!

    -Irene,me alegra saber que a tí que no eres del sur , te gustan los caracoles...es que estan muy buenos.

    -Ana,ya ví como los preparastes tú, con mucha sustancia y seguro que muy sabrosos...yo los preparo de forma más simple, porque lo que quiero resaltar es el sabor del caracol, sin que ningun otro condimento le reste protagonismo.

    -María, pues vente para acá y nos comemos una buena ración de caracoles.

    -Mercè, a tí te digo lo mismo que a María...que si te vienes para el sur, éste es el plato estrella, tipico de aquí...así que a comerse una buena ración.

    Saludos

    ResponderEliminar
  23. Ay, que me gustaban, tanto los pequeños como las cabrillas, pero mi marido les cogió asco y de tanto decirmelo y hablarme de ellos al final ya no me gustan... aunque he visto las fotos tuyas y me he acordado de lo que me gustaba mojar pan en la salsita...
    Un beso cariño

    ResponderEliminar
  24. -Mar, aveces no es que nos han dejado de gustar, es que hemos perdido la practica de comerlos...pero los ves y te vuelven a entrar ganas de comertelos...aunque sólo sea mojar en su salsita.

    Besos.

    ResponderEliminar
  25. Pues contrariamene a lo que dice Rosa, a mí no me van mucho los caracoles. Creo que es a causa que de pequeña jugaba con ellos en el corral de casa (había muchos porque había mucha vegetación) y luego mi madre los cocinaba y a mi me dapa pena comerlos cuando antes habían sido mis mascotillas. Pero a pesar de eso los cocino, porque a mi familia le encanta.
    Estos se ven deliciosos, además ahora he visto que los venden mucho, así que los haré a tu manera.

    Besos

    ResponderEliminar
  26. Mi mejor amigo de mi adolescencia era de Cordoba y ya me contaba todo lo que nos cuentas sobre esa hermosa ciudad y uno de sus atractivos gastronómicos, los caracoles, el rabo de toro también se que lo haceis muy bien, hay un rte en Cordoba que hacen el mejor rabo de toro de España.
    Me has recordado con vuestros caracoles mis años de adolescencia, jejej.
    Besicos.

    ResponderEliminar
  27. Si los ve mi chico yame los esta pidiendo, le encantantan...me la copio `parahacerselos algun dia ;)
    Besotes!

    ResponderEliminar
  28. Anna, mas que rico petisco!
    Quando era mais nova a minha mãe costumava preparar caracoles grandes sem a casca...
    Ficavam muito saborosos, tal como os que apresentas aqui! Me gusta mucho:)

    ResponderEliminar
  29. -La cocina mia, es muy razonable que te den pena comertelos, si de pequeña eran como una mascota para tí. Lo que no entiendo es que te den pena comertelos, pero que no te importe hacercelos a tu familia ???

    -Javier, el rabo de toro, es un plato tipico nuestro, yo tambien lo tengo en mi blog, con video y todo. Te invito a que lo veas.
    Me gusta haber despertado en tí esos recuerdos entrañables de tu adolescencia.

    -Elenna, pues preparaselos así, les van a encantar.

    -Mary, animate y preparalo así a mi manera veras que ricos estan y seguro que los vas a hacer más de una vez.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  30. Nunca los he probado pero mi marido sí y le encantan. Pues precisamente este fin de semana mi cuñada me estaba pidiendo una receta para preparar los que mi suegra tenía purgándose y le di la primera receta que pillé en internet y no quedó muy convencida con su sabor. Probaremos con la tuya a ver si les gusta más, ya que realmente se ven con un color estupendo.

    Besos,

    ResponderEliminar
  31. Ana tengo un amigo que recoge caracoles pero siemrpe dice que los de campo adentro, en el margen de la carrtera la gente escupe y hace pipi, jajajjaja como nos reimos.
    En Almeria hay un sitio que los venden listos para consumir, pero nunca los he hecho. Mi madre los hacia con salsa de almendras y estana riquisimos.
    Te ha salido un plato d elujo. Felicidades.
    Bssss desde Almeria.

    ResponderEliminar
  32. -Monica, ya me contarás cuando los hagas con esta receta si os han gustado.

    -Lola, si te pones en eso no te los comes, porque en el campo tambien estan las cacas de los animales, que andan por allí. Yo los dejo en ayunas, sólo les doy harina y hasta que la caca, no la hacen blanca no los lavo. Y despues le doy un buen fregado; le echo sal lo que hace que suelte toda la baba, junto con vinagre. Y despues los aclaro hasta que el agua quede cristalina y no haya suciedad.

    Besukis.

    ResponderEliminar
  33. Ohhhhh,ohhhhh,ohhhhhhhh Ana si supieras ahora cuanto dolor siento ante esos caracoles.... Diós mío muero por una cazuelica como esas y por dos y por tres, ME ENCANTAN LOS CARACOLES!!!!!!!!!!! siiiiiiiiiii , picantitos como esos con un vinito y un buen tajo de pan pa mojar en la salsita y rechupetearlos hasta tener los labios dormidos del picante.........ayyy , como me gustan.
    Un abrazo,
    Mai

    ResponderEliminar
  34. Anna..........me chifaln los caracoles, es que empiezo a comer y no puedo parar.
    Este domingo precisamente mi suegra me ha invitado a comer porque los preparará.

    Con esta recdeta me has robado el corazón

    ResponderEliminar
  35. Mi madre los hace muy parecidos. La verdad, es que no es uno de mis platos preferidos, pero tengo que reconocer que estan muy buenos. Yo lo que no soporto es tener que lavarlos. Los he llegado a comprar congelados y salen bastante bien. Salud!!!!

    ResponderEliminar
  36. que ricos y que chevere ambiente.
    Yo conoci Sevilla y me encanto la gente encantadora y muy alegre.
    Besos
    olguis.

    ResponderEliminar
  37. Ana, que maravilha! O molho deve ser tãaaaao bom. :)

    ResponderEliminar
  38. Mañana voy a comprar caracoles y los voy a arreglar en caldo.Os contaré como me han salido.

    ResponderEliminar
  39. Hola Ana, soy Tere López de Almería, hoy he hecho esta receta de caracoles y tengo que decir que están espectaculares. Los he tuneado un poco porque no es época de caracoles y los he comprado en el Consum ya cocidos y envasados al vacío de la marca Peribañez (muy buenos por cierto, me han sorprendido). La guindilla se la he puesto en la salsa directamente, y aunque picaban un poco-demasiado (a mi me chifla el picante) el sabor es exquisito. Hasta mi hijo mayor que es un poco complicado para las comidas se ha chupado los dedos y los que han sobrado dice que va a ser su cena ( eso si, ha mojado media barra de pan en la salsita). Por supuesto repetiremos ( mi hijo dice que mañana mismo). A ver si pones la receta de los caracoles pequeños en caldo (nunca dejo de comerlos cuando voy por Córdoba), esos también me encantan, Un beso guapa

    ResponderEliminar

Muchísimas gracias por dejar tu comentario. Los leo todos y me encantan!!!
Ya que tus comentarios me alegran, me animan, pero sobre todo me estimulan a seguir con mi blog.
Si tienes una pregunta escribeme a lacocinikadeana@hotmail.es
e intentaré contestarte lo más rápido que pueda!!
Besos!!!

Archivo PDF

.Este blog tiene entradas y comentarios que le dan vida
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...